Soneto para cantar una ausencia – Ángel González

Las horas pasan, pasan lentamente
vacías de ti, llenas de tu memoria.
Tu ausencia rompe el hilo de mi historia,
aisla como un foso este presente,
dejándome indefenso e inocente
entre la espada aguda de la gloria
de haberte amado ayer, y la ilusoria
esperanza de amarte eternamente.
 
No dirijo mi vida, y el futuro
se presenta inseguro, turbio, incierto.
Me atengo sólo a ti, que no te tienes.
 
Me inclino sobre ti, endeble muro
de mis lamentaciones: roto, abierto,
hendido dique en el que me contienes.

ALBA – Federico Garcia Laura Lorca   

Mi corazón oprimido
Siente junto a la alborada
El dolor de sus amores
Y el sueño de las distancias.
 
La luz de la aurora lleva
Semilleros de nostalgias
Y la tristeza sin ojos
De la médula del alma.
 
La gran tumba de la noche
Su negro velo levanta
Para ocultar con el día
La inmensa cumbre estrellada.
 
¡Qué haré yo sobre estos campos
Cogiendo nidos y ramas
 
Rodeado de la aurora
Y llena de noche el alma!
 
¡Qué haré si tienes tus ojos
Muertos a las luces claras
Y no ha de sentir mi carne
El calor de tus miradas!
 
¿Por qué te perdí por siempre
En aquella tarde clara?
 
Hoy mi pecho está reseco
Como una estrella apagada.

Amor eterno – Rabindranath Tagore

Te amé de tantas maneras y de tantas formas, de vida en vida, de época en época,
Siempre…...

Mi corazón hechizado,
hizo una y otra vez un collar de canciones
que tomaste como un regalo
y usaste alrededor de tu cuello,
a tu modo y de tantas formas,
de vida en vida, de época en época,
Siempre…

Donde quiera que escucho
las viejas historias de amor,
su antiguo dolor y ese viejo cuento
de estar juntos o separados,
me detengo y una y otra vez
miro al pasado y al final de todo,
emerges tú,
revestida con la luz de una estrella polar,
traspasando la oscuridad del tiempo,
y te conviertes en una imagen
que recordaré por siempre.

Tú y yo flotamos aquí,
en la corriente de un corazón lleno de amor
de uno por el otro.

Jugamos al amor
al lado de millones de amantes,
hemos compartido la tímida dulzura
del primer encuentro,
las mismas lágrimas de angustia
en cada despedida.

El viejo amor,
el que se renueva una y otra vez,
Siempre…
Hoy, este amor está a tus pies,
encontró su morada en ti.

Ese amor,
el amor cotidiano de todos los hombres,
el amor del pasado, el amor de siempre,
el regocijo universal, la pena universal,
la Vida misma,
la memoria de todos los hombres,
las canciones de todos los poetas
del pasado y de siempre,
se funden en este Amor,
que es el Nuestro.
 

Jesús, el dulce, viene de Juan Ramón Jiménez

Jesús, el dulce, viene de Juan Ramón Jiménez

Jesús, el dulce, viene…
Las noches huelen a romero…
¡Oh, qué pureza tiene
la luna en el sendero!

Palacios, catedrales,
tienden la luz de sus cristales
insomnes en la sombra dura y fría…
Mas la celeste melodía
suena fuera…
Celeste primavera
que la nieve, al pasar, blanda, deshace,
y deja atrás eterna calma…

¡Señor del cielo, nace
esta vez en mi alma!

DE CÓMO ESTABA LA LUZ… – Luis Rosales

Estamos en Navidad - We are at Christmas - Nous sommes à Noël

1moseluz

El sueño como un pájaro crecía
de luz a luz borrando la mirada;
tranquila y por los ángeles llevada,
la nieve entre las alas descendía.

El cielo deshojaba su alegría,
mira la luz el niño, ensimismada,
con la tímida sangre desatada
del corazón, la Virgen sonreía.

Cuando ven los pastores su ventura,
ya era un dosel el vuelo innumerable
sobre el testuz del toro soñoliento;

y perdieron sus ojos la hermosura,
sintiendo, entre lo cierto y lo inefable,
la luz del corazón sin movimiento.

Ver la entrada original

Un poema de mi poeta favorito Rabindranath Tagore


EL COMIENZO

-¿De dónde he venido?
¿De dónde me tomaste?
Esto preguntó el bebé a la madre.
 
Ella respondió, un poco llorando, un poco riendo, y apretando a su hijo contra el pecho:
-Estabas escondido en mi corazón como un deseo, mi cielo.
 Estabas en mis juegos infantiles de muñecas;
y luego con arcilla modelé la imagen de mi dios cada mañana, te hice y te deshice en ese momento.
 Estabas en el vientre de nuestra divinidad hogareña, y al adorarla te adoraba a ti.
 En mis esperanzas y amores,
en mi vida, y en la vida de mi madre has vivido tú.
 En el cuenco espiritual de nuestro hogar fuiste cuidado por siglos.
Y cuando en mi juventud mi corazón abrió sus pétalos,
lo rondabas como una fragancia.
 Tu ternura floreció en mi juvenil esencia,
como un resplandor en el cielo, como un amanecer.
 El primogénito querido del cielo, mellizo de la luz de la mañana.
 Has flotado por la corriente de la vida del mundo
y finalmente te quedaste en mi corazón.
 Contemplo tu rostro y el misterio me invade;
tú que a todos perteneces ahora eres mío.
 Y por miedo a perderte te abrazo contra mi pecho.
¿Qué magia ha atrapado el tesoro del mundo en estas manos mías?

Poema de Rabindranath Tagore

Así es la Vida

tumblr_nju2uxR1801repwszo1_500

Una mañana, en el jardín de las flores,
Una niña ciega se acercó para obsequiarme
Una guirnalda, sobre una hoja de loto.

Me la puse alrededor del cuello…                        
Y las lágrimas asomaron a mis ojos.

Besé a la niña y le dije:
“Eres ciega, tanto como lo son las flores.

Tu misma no sabes cuan bello es tu regalo.”

Rabindranath Tagore.

Ver la entrada original

Poema


Federico Ortíz Moreno

Yo no sé a dónde van
ni de dónde vienen,
sólo sé que pasan por mi mente....
¿Será que no me escuchan?
¿Será que no comprenden?

Yo sé que están ahí,
aunque ninguno me comprende.
Tal vez porque no me ven,
tal vez porque no me sienten.

Yo veo muros que ellos no ven,
Yo siento cosas que ellos no sienten,
¿Será que mi familia no me ve?
¿Será que mi familia
no me escucha?

Ellos están ahí y no me ven,
ellos están ahí y no voltean,
parecen ignorarme;
tal vez porque mi familia
ha dejado de creer,
tal vez porque me siente ausente.

Yo sigo pensando
que la vida permanece por ahí,
un poco escondida y a la deriva,
un poco loca y un poco niña,
pero siempre viva,
aunque con el corazón deshecho,
con el corazón vacío.

Yo no sé de dónde vengo,
ni a dónde voy;
pero esa gente que me sigue,
que me cuida y me dice:
“Por aquí...” y “Por acá...”
¿Será que ellos también
habrán perdido el rumbo
y no saben a dónde ir?
¿Será que ellos también
están perdidos
y recurren a mi?

Hoy la vida me ha enseñado que
no siempre gana el que tiene más
o el que cree saber lo verdadero,
ni el que tiene la razón.

Gana el que tiene amor,
el que sabe dar,
el que comprende
al que no comprende
y el que no se olvida de aquel
que todo olvida.

 

Cuando tu nazcas

Cuando tú nazcas abre los ojos            
Toma la vida, es para tí
Un mundo entero para que juegues
Para que crezcas libre y feliz
Todo un planeta entre tus manos
Cuando tu vueles fuera de mí

Cuando tú nazcas ojalá puedas ver el sol
Y si aún existe el mar tan azul como duerme hoy
Y que la lluvia
Salte pura sobre tu piel
Que aún sople el viento
Y que juegues con él
Y que la nieve
Caiga blanca por navidad

Cuando tú nazcas
Que tú nazcas en paz
Ojalá que puedas conocer
Los veranos que he vivido yo
Y esos libros viejos que guardé
Pensando en tí hijo mío
Que los bosques sigan donde están
Que aún exista el dulce olor a pan
Ojalá que quede para tí un mundo como el mío
Que la luna siga siempre ahí
Vuelen las estrellas sobre tí
Ojalá te quede todavía un mundo como el mío.