Rosas Rojas

 

5GJqy4y.gif

Las rosas rojas eran sus favoritas y su nombre también era Rosa y cada año su esposo se las enviaba, con lindos lazos. El año que él murió, las rosas llegaron a su puerta. La tarjeta decía “Te Amo”, como los años anteriores. Cada año él envió rosas, y la tarjeta siempre decía “Te Amo más este año que el año pasado en este día. Mi amor por ti siempre crecerá, cada año que pase”.

Ella sabía que esa era la última vez que las rosas aparecerían. Ella pensó, él ordenó las rosas antes de ese día. Su amado esposo no sabía
que él no sobreviviría. A él siempre le gusto hacer las cosas temprano,
antes de tiempo. Luego, si él tenía demasiado trabajo, todo estaría bien.

Ella soltó los lazos y puso las rosas en un florero especial luego se
sentó junto al retrato de su esposo. Se sentó durante horas en la silla
favorita de su esposo, mientras miraba la foto, las rosas seguían allí.

Pasó un año y era difícil vivir sin su pareja. La soledad se convirtió en
su amiga. Entonces, a la hora de siempre, el día de su cumpleaños el
timbre sonó y las rosas estaban en su puerta, ella tomó las rosas y las
miró sintiéndose asustada.

Luego, fue al teléfono y llamó al florista, el dueño contestó, y luego le
preguntó si podría explicarle ¿Por qué alguien le haría eso, causándole
tanto dolor? “Yo sé que su esposo falleció hace más de un año”, dijo el
florista, “yo sabía que usted llamaría, y querría saber. Las flores que
ha recibido hoy fueron pagadas por adelantado por su esposo siempre
planeaba todo con anticipación, él no dejó nada al azahar. Hay un pedido
que tengo en mi archivo y él ha pagado con anticipación para que reciba
las rosas cada año, también hay algo más, que creo que usted debe saber,
el escribió una pequeña tarjeta, él hizo esto hace año, luego, cuando yo
supiera que él ya no estaba aquí, debía enviarle la tarjeta al año siguiente”.

Ella agradeció al florista y colgó el teléfono, llorando. Sus dedos
temblaban cuando tomó la tarjeta, dentro de ella estaba escrito algo.

Esto es lo que estaba escrito:


“Hola mi amor, sé que hace un año desde que me fui espero que no haya
sido demasiado difícil para ti sobrellevarlo. Sé que debes estar sola, y
que el dolor es verdadero, sé cómo te sientes, el amor que compartimos
hizo que la vida fuera hermosa, te ame más de lo que las palabras lo pueden
expresar, fuiste la compañera perfecta. Fuiste mi amiga y amante,
llenaste todo lo que necesité, sé que solo hace un año, pero trata por
favor de no sufrir, quiero que seas feliz, aún cuando derrames lagrimas.
Por eso las rosas te serán enviadas durante años. Cuando las recibas,
piensa en toda la felicidad, que compartimos juntos siempre te amé y sé
que siempre te amaré, pero, mi amor, tu tienes que seguir, aún tienes vida
por delante. Por favor… Trata de encontrar la felicidad…. Sé que no
es fácil, pero espero que encuentres la forma. Las rosas te llegarán cada
año, y sólo dejarán de hacerlo cuando tu puerta no se abra, después que
el florista toque, él regresará cinco veces en el día, en caso de que no
estés. Pero luego de la última visita, él sabrá sin lugar a dudas, que
debe llevar las rosas, al lugar que le he indicado y pondrá las rosas en
el lugar, donde estaremos juntos nuevamente”.

Algunas veces en la vida, tu encuentras un amigo especial; alguien que cambia tu vida sólo por ser parte de ella. Alguien que te hace reír sin parar alguien quien tu piensas es verdaderamente bueno. Alguien que te convence que de verdad hay una puerta cerrada esperando que tu la abras.
Esa es la amistad para siempre. Esta es la rosa roja.