Acompañar

Así es la Vida

hablando_StockSnap_Pixabay

No es indispensable hablar, ni hacer algo especial.

Lo importante es comunicar al otro que uno está unido con la alegría, o la tristeza; que está viviendo el ser querido.

Lo que vale es respetar siempre el pedido, verbal o silencioso, latente o manifiesto de compañía o de soledad.

Acompañar es intuir la carencia del otro: es cuidar, proteger, sin molestar o dañar.

Es tarea de amigos, de amantes, de seres que se sostienen en la hermandad de los afectos. Es un servicio de lealtad

Es un punto de contacto, más cerca de los sentimientos invisibles que de la mera proximidad física, ostensible.

Se puede estar “cerca” de alguien. También es posible estar unidos por la distancia, pero próximos en el corazón.

A veces los sentimientos se filtran por las fronteras inventadas por los mismos protagonistas.

Acompañar no es pared sino puente, unión de almas.

Existen paredes de vidrio, no…

Ver la entrada original 117 palabras más