14 de febrero DIA DE SAN VALENTÍN, lo llaman el día de los enamorados. ¿Es algo comercial o solo es para que los enamorados se miren a los ojos y se den un abrazo? quizás a veces no venga mal ya que casi todos los demás días del año ni siquiera lo hacen, cada uno está a lo suyo y ni se acuerdan que se quieren aunque lo sientan.
Cuando llega por desgracia un día en el cual pierdes a esa persona que tanto quieres te das cuenta de que esas palabras de amor, esas demostraciones de cariño las dejaste olvidadas o quizás no has sabido hacerlas por alguna circunstancia y nos pone tristes pensando que ahora ya no, se pasó el tiempo de demostrarle nuestro amor de palabra porque tampoco quiero decir que no se lo hayamos demostrado de otras maneras pero a veces es necesario escuchar UN TE QUIERO.


La historia del día de San Valentín comienza en el siglo tercero con un tirano emperador romano y un humilde mártir cristiano. El emperador era Claudio III. El cristiano era Valentino. Claudio había ordenado a todos los cristianos adorar a doce dioses, y había declarado que asociarse con cristianos era un crimen castigado con la pena de muerte.

 Valentino se había dedicado a los ideales de Cristo y ni siquiera las amenazas de muerte le detenían de practicar sus creencias. Valentino fué arrestado y enviado a prisión. Durante las últimas semanas de su vida, algo impresionante sucedió. El carcelero, habiendo visto que Valentino era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, a recibir lecciones de Valentino. Julia, quien había sido ciega desde su nacimiento, era una joven preciosa y de mente ágil. Valentino le leyó cuentos de la historia romana, le enseñó aritmética y le habló de Dios. Ella vió el mundo a través de los ojos de Valentino, confió en su sabiduría y encontró apoyo en su tranquila fortaleza.

“Valentino, es verdad que Dios escucha nuestras oraciones?” Julia le preguntó un día. “Si, mi niña. El escucha todas y cada una de nuestra oraciones,” le respondió Valentino. ” Sabes lo que le pido a Dios cada noche y cada mañana? Yo rezo porque pueda ver. Tengo grandes deseos de ver todo lo que me has contado!” Valentino le contestó, “Dios siempre hace lo mejor para nosotros, si creemos en El.” “Oh, Valentino, yo si creo en Dios”, dijo Julia con mucha intensidad. “Yo creo.” Ella se arrodilló y apretó la mano de Valentino. Se sentaron juntos, cada uno en oración. De pronto, una luz brillante iluminó la celda de la prisión. Radiante, Julia exclamó, “Valentino, puedo ver, puedo ver!” “Gloria a Dios!” exclamó Valentino.
 
En la víspera de su muerte, Valentino le escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó “De Tu Valentino”. Valentino fué ejecutado el día siguiente, el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde fuera nombrada Puerta de Valentino para honrar su memoria. Fué enterrado en la que es hoy la Iglesia de Praxedes en Roma. Cuenta la leyenda que Julia plantó un Almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos. En cada 14 de febrero, el día de San Valentín, mensajes de afecto, amor y devoción son intercambiados alrededor del mundo.
 

 

 


FELIZ DIA DE LOS ENAMORADOS PARA LOS QUE PODAIS DISFRUTARLO. SED FELICES.

No le des tanta importancia a lo que no la tiene.

Me ha llamado la luna ésta noche despejada y me ha dicho que mañana volverá a alumbrar la ventana de mi cuarto. - Quisiera explicarme...Cada noche que la veo su luz me tranquiliza, me

un-libro-llamado-zoom-33-728


Cuando dices que es complicado, indica que no tienes la suficiente fuerza para luchar por ello. – Anónimo.

La decisión de dejar de dar importancia a cosas que no la tienen.

Interesante articulo..            Enlace>>

Muchas veces cuando estamos encerrados en la depresión queremos que los que tenemos a nuestro lado nos comprendan, entiendan que es lo que nos pasa y porqué nos sentimos sin ganas de nada, he aprendido en esos años de enfermedad que las personas que no la han padecido no pueden entendernos por mucho que lo intenten, hay que pasar por ella para ponerse al lado de esa persona que ves tan mal, pasa lo mismo con otras situaciones de la vida, hasta que uno no pasa por ellas es difícil entenderlas al 100%.

Pienso que lo mejor es estar al lado de ellas, escuchándolas y apoyándolas cuando necesiten nuestra ayuda pero sin tratar de darles lecciones de nada, ni agobiarlas con nuestros consejos, solo que sepan que ahí estamos, a su lado y actuando cuando nos pidan ayuda.

Hay frases muy usadas por algunas personas que desconocen lo que es esta enfermedad que aunque las digan sin tratar de hacer daño, lo hacen y comprendo que piensan que es por el bien de esa persona que ven sufrir, pero se equivocan por desgracia. Lo viví en esos terribles años, comprobé como algunos hablaban a mis espaldas porque no entendían porque hacía ciertas cosas y me dolía, al paso de los años he ido entendiendo que era la ignorancia que ellos tenían sobre mi sufrimiento y mi comportamiento tan extraño. No deseo que pasen jamás por la depresión para así poder entenderme, en absoluto, pero quizás deberíamos de pensar que en la vida hay muchas situaciones que no entendemos y todos deberíamos de ponernos EN SUS ZAPATOS. – Quisiera explicarme

“ Antes de juzgar mi vida o mi carácter… Ponte mis zapatos, recorre el camino
que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis risas!!! Recorre los
años que he recorrido y tropieza ahí dónde tropecé y levántate así como
yo lo he hecho!!! Cada cual tiene su propia historia! Y entonces ahí
podrás juzgarme! ”

6 cosas que jamás debes decirle a alguien con depresión

¿Sabes cómo hablarle a alguien que padece depresión? Quizás las palabras que se te ocurran pueden herirlo. No te pierdas estos sabios consejos, si tienes alguien querido con depresión. – FUENTE:

“El error más grande”

download_20150315_032401

El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos.

No se equivoca el río cuando, al encontrar una montaña en su camino, retrocede para seguir avanzando hacia el mar; se equivoca el agua que por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.

No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta; se equivoca la que por no morir bajo la tierra, renuncia a la vida.

No se equivoca el hombre que ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas, se equivoca aquel que por temor a equivocarse no acciona.

No se equivoca el pájaro que ensayando el primer vuelo cae al suelo, se equivoca aquel que por temor a caerse renuncia a volar permaneciendo en el nido.

Pienso que se equivocan aquellos que no aceptan que ser hombre es buscarse a sí mismo cada día, sin encontrarse nunca plenamente.

Creo que al final del camino no te premiarán por lo que encuentres, sino por aquello que hayas buscado honestamente.

La isla de los sentimientos

148310bba3d7b2e89450385418

Erase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: La alegría, la tristeza y muchos más, incluyendo el amor.

Un día, se les fue avisando a los moradores, que la isla se iba a hundir. Todos los sentimientos se apresuraron a salir de la isla, se metieron en sus barcos y se preparaban a partir, pero el amor se quedó, porque se quería quedar un rato más con la isla que tanto amaba, antes de que se hundiese.
Cuando por fin, estaba ya casi ahogado, el amor comenzó a pedir ayuda.

En eso venía la riqueza y el amor dijo: Riqueza, llévame contigo!, -No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti dijo la riqueza.

Él le pidió ayuda a la vanidad, que también venía pasando… Vanidad, por favor ayúdame!, -No te puedo ayudar, amor, tú estás todo mojado y vas a arruinar mi barco nuevo!

Entonces, el amor le pidió ayuda a la tristeza: Tristeza, me dejas ir contigo? Ay amor! Estoy tan triste que prefiero ir sola…

También pasó la alegría, pero ella estaba tan alegre que ni oyó al amor llamar.

Desesperado, el amor comenzó a llorar, ahí fue cuando una voz le llamó: Ven, amor, yo te llevo.

Era un viejito, y el amor estaba tan feliz que se le olvidó preguntarle su nombre.

Al llegar a tierra firme, le preguntó a la sabiduría: ¿Sabiduría, quién era el viejito que me trajo aquí?

La sabiduría respondió: Era el tiempo. ¿EL TIEMPO?

¿PERO POR QUÉ SÓLO EL TIEMPO ME QUISO TRAER?

LA SABIDURÍA RESPONDIÓ: PORQUE SÓLO EL TIEMPO ES CAPAZ DE AYUDAR Y ENTENDER AL AMOR…

Soledad

430a0af34e881616e7fe74bdc3b9b6a20767c91c_hq

Y él respondió:
Sin la soledad, el AMOR no  permanecerá mucho tiempo a tu lado.
Porque también el amor necesita reposo, de modo que puede viajar por los cielos y manifestarse de otras formas.
Sin la soledad ninguna planta o animal sobrevive, ninguna tierra es productiva por mucho tiempo, ningún niño puede aprender sobre la vida ningún artista consigue crear, ningún trabajo puede crecer y transformarse.
La soledad no es la ausencia de AMOR sino su complemento.
La soledad no es la ausencia de compañía, sino el momento en que nuestra alma tiene la libertad de conversar con nosotros y ayudarnos a decidir sobre nuestras vidas.
Por lo tanto, benditos sean aquellos que no temen a la soledad.
Que no se asustan con la propia compañía, que no se desesperan buscando algo en que ocuparse, divertirse o qué juzgar.
Porque quien nunca está solo, ya no se conoce a sí mismo.Y quien no se conoce a sí mismo comienza a temer al vacío.

Manuscrito encontrado en Accra.
                                                         (Paulo Coelho)

Soneto para cantar una ausencia – Ángel González

Las horas pasan, pasan lentamente
vacías de ti, llenas de tu memoria.
Tu ausencia rompe el hilo de mi historia,
aisla como un foso este presente,
dejándome indefenso e inocente
entre la espada aguda de la gloria
de haberte amado ayer, y la ilusoria
esperanza de amarte eternamente.
 
No dirijo mi vida, y el futuro
se presenta inseguro, turbio, incierto.
Me atengo sólo a ti, que no te tienes.
 
Me inclino sobre ti, endeble muro
de mis lamentaciones: roto, abierto,
hendido dique en el que me contienes.

Hay días en nuestra vida

crying8sd-MUJER-LLORANDO

Hay días en nuestra vida, que nos cuesta sonreir; en que las horas, no pasan como de costumbre, sino que pesan, duelen. Y la reflexión y la confusión, no te llevan a ningún lado.
Es como si nuestra alma, se hubiera ido fuera de nosotros. Que no encontráramos dentro nuestro, ningún espacio donde exista paz.

Y preguntamos ¿por qué tener que sufrir en la vida?, para luego comprender que:
Sufrir es aprender; y aprendiendo, se empieza a crecer; y creciendo, a sentirse mejor; y al sentirse mejor, se puede mirar hacia atrás; y mirar hacia atrás, es como ver una escena ya terminada.
Todo termina, algún día.

Y se puede mirar hacia adelante, para comenzar nuevamente. Y cuando se llega a ese momento, es posible abrazarse a uno mismo, encontrarse y sonreir.

En la vida, hay muchos momentos difíciles, pero todo termina algún día, y las horas se llenan de luz y de vida, y el viento comienza a soplar a tu favor.

Todos los que compartimos este momento, deseamos, sinceramente, lo mejor, y esperamos que el viento, sople, nuevamente, a favor.

Aún queda mucho por aprender

Aún+queda+mucho+por+aprender

Yo, que creí saber tanto respecto a relaciones amorosas, últimamente, sin querer y sin darme cuenta, observando mis experiencias, mis aciertos y sobre todo, mis errores, he visto que en materia de amor, aún me falta tanto por APRENDER… por ENTENDER… por CAMBIAR… por CORREGIR… por ACEPTAR… por MEJORAR.

DEBO APRENDER que enamorarme no es obsesionarme ni irme a los extremos.

DEBO ENTENDER que no se debe rogar amor y que una relación de pareja no es para vivir angustiado.

DEBO ACEPTAR que en el amor como en cualquier otra cosa de la vida, existen los tropiezos, las caídas y los dolores, y el miedo solamente dificulta más las cosas.

DEBO APRENDER que es bueno ser como soy, siempre y cuando eso no implique irrespetar a quien esté conmigo.

DEBO ACEPTAR que los planes pueden desaparecer en un instante, porque el futuro se mueve como él desee y no como a mí me dé la gana. Si éste me permite hacer algunas cosas sobre él, debo estar agradecido y no lamentándome por lo que no pude hacer.

DEBO ACEPTAR que alrededor del amor se han creado muchas mentiras. Por eso debo dejar de volverle la cara a la verdad sólo para seguir en una falsa comodidad o por miedo al dolor. Si la vida me demuestra que aquello en donde puse mi corazón es una farsa, debo aceptarlo; llorando, desahogándome y renaciendo como una nueva persona.

DEBO MEJORAR mi amor propio…
Para que la partida de quien quiero no me haga sentir despreciado, humillado o rechazado.
Para no ser tan sensible al abandono.
Para no terminar creyendo que me dejaron por feo o por tonto, y poder aceptar que simplemente funcionó el tiempo necesario.
Para no arrastrarme poniéndome de alfombra a los pies de nadie.

DEBO ACEPTAR que agradarle a alguien hoy no garantiza el agradarle mañana. Y eso no tiene por qué ofenderme si lo acepto…
Si acepto que a veces las personas no pueden dar más.
Si acepto que quien esté conmigo tiene derecho a no estarlo, y a que yo ya no le guste.
Si acepto que quien amo, tiene derecho a tomar sus propias decisiones, aunque a mí no me satisfagan.

DEBO RECORDAR que a veces, lo bueno se obtiene esperando y presionando se arruina. Por eso es necesario tener paciencia, esperar tranquilamente y RECORDAR…

Que la impaciencia es producto de un impulso emocional, el cual tal vez pronto pasará.
Que la impaciencia asfixia a quien está conmigo.
Que la presión se puede convertir en irrespeto.

Que tomar una decisión mientras estoy impaciente es peligroso, porque estoy influido por un estado emocional extremo y pierdo toda objetividad, ahí no va mi verdad, sino mi impulso, mi compulsión, y podría hacer algo de lo que me arrepienta.
Además, si soy paciente no veré la espera como sufrimiento.

DEBO APRENDER a no ser posesivo. Que alguien se marche no es perder una pertenencia que me gustaba mucho. Mi pareja no es mía, es prestada, y “su dueño” tiene derecho a llevársela cuando desee. Y aunque “ser dueño” de alguien brinde más seguridad que tenerlo prestado, debo entender que eso es una ilusión. Aunque la crea mía, no lo es, por lo tanto…

No puedo decidir sobre la vida de quien esté conmigo.
No puedo esperar que actúe sólo de acuerdo a mis deseos.
No debo controlarle, manipularle, adueñarme de ella, ni decidir su destino.
No debo reclamarle a la vida por hacerme devolverle lo que me prestó.

Pero sobre todo… DEBO APRENDERQUE NUNCA DEJARÉ DE APRENDER, y mientras continúo aprendiendo, debo permitirme vivir y sentir.

Y ahora, que me empiezo a recuperar de los dolores sufridos gracias a ni siquiera haber aprendido que aún queda mucho por aprender, lo único restante por hacer es, en medio de unas cuantas lágrimas, tomar un gran suspiro y decirme a mí mismo…

¡Bueno amigo…volvamos a empezar!

 

ALBA – Federico Garcia Laura Lorca   

Mi corazón oprimido
Siente junto a la alborada
El dolor de sus amores
Y el sueño de las distancias.
 
La luz de la aurora lleva
Semilleros de nostalgias
Y la tristeza sin ojos
De la médula del alma.
 
La gran tumba de la noche
Su negro velo levanta
Para ocultar con el día
La inmensa cumbre estrellada.
 
¡Qué haré yo sobre estos campos
Cogiendo nidos y ramas
 
Rodeado de la aurora
Y llena de noche el alma!
 
¡Qué haré si tienes tus ojos
Muertos a las luces claras
Y no ha de sentir mi carne
El calor de tus miradas!
 
¿Por qué te perdí por siempre
En aquella tarde clara?
 
Hoy mi pecho está reseco
Como una estrella apagada.

Frase


Os aconsejo que hagáis caso a lo que dice el mensaje, la vida cuando está en los momentos malos uno se acuerda de los buenos y los añora, por eso hay que aprovecharla cuando te deja hacerlo, cuando llegan los malos hay que tener esperanzas de que pueden superarse y tirar para adelante hasta llegar a donde están las flores.