Conmovedora carta de un enfermo de Alzheimer a su mujer.

He encontrado esta preciosa y dura carta de un enfermo de Alzheimer, la comparto en mi blog ya que me parece que aunque es una triste realidad, merece la pena leerla

Conmovedora carta de un enfermo de Alzheimer a su mujer.

Esta es la transcripción de la carta

“Querida Julia: Te escribo ahora, mientras duermes, por si mañana ya no fuera yo el que amanece a tu lado. En estos viajes de ida y vuelta cada vez paso más tiempo al otro lado y en uno de ellos, ¿quién sabe?, temo que ya no habrá regreso.

Por si mañana ya no soy capaz de entender esto que me ocurre. Por si mañana ya no puedo decirte cómo admiro y valoro tu entereza, este empeño tuyo por estar a mi lado, tratando de hacerme feliz a pesar de todo, como siempre.

Por si mañana ya no fuera consciente de lo que haces. Cuando colocas papelitos en cada puerta para que no confunda la cocina con el baño; cuando consigues que acabemos riéndonos después de ponerme los zapatos sin calcetines; cuando te empeñas en mantener viva la conversación aunque yo me pierda en cada frase; cuando te acercas disimuladamente y me susurras al oído el nombre de uno de nuestros nietos; cuando respondes con ternura a estos arranques míos de ira que me asaltan, como si algo en mi interior se rebelase contra este destino que me atrapa.

Por esas y por tantas cosas. Por si mañana no recuerdo tu nombre, o el mío.

Por si mañana ya no pudiera darte las gracias. Por si mañana, Julia, no fuera capaz de decirte, aunque sea una última vez, que te quiero.

Tuyo siempre.
T.A.M.R.”.

Palabras del corazón

tumblr_m99rezmE621qfb46yo1_500

Sigue tu destino adónde sea que te lleve

Hay un momento en la vida, en que comprendes que ha llegado el tiempo de   cambiar, y si no lo haces, nada jamás podrá cambiar. Comprendes que si al   fracasar, no tienes el coraje de comenzar de nuevo, la vida seguirá sin ti.  La dicha no nos acompaña siempre y nuestra vida a veces se torna diferente de lo que nos imaginamos.

No siempre nuestros días brindan lo que esperamos. Sin comprender por qué, a  veces toman rumbos tan imprevisibles que ni en tus sueños se hubieran  asomado. Pero igual, si no te animas a escoger un camino, o a realizar un  sueño, estás en gran peligro de vagar sin rumbo y perderte. Más bien que  preguntarte con mil ansias por qué tu vida se ha tornado como es ahora,  acepta el camino abierto que te espera.

Olvídate de lo que fue, no te confundas. Eso ya pasó. Sólo el presente  importa. El pasado es ya una ilusión, y el futuro todavía no existe. Pero vivimos hoy. Mide tus pasos uno a uno, sin perder la fe, guardando tu valor  y confianza. Con tu frente alta, no temas soñar, ni mirar las estrellas.

Un poco más de paciencia, tu vigor volverá y encontrarás tu vía. Una senda más bella y serena de lo que has soñado te llevará adonde quieras que te lleve, cumpliendo todos tus deseos. No pierdas confianza en tus fuerzas, y toma esa nueva vía. Verás que está llena de alegría, de aventuras y deleite como en tus sueños no imaginaste. Cree en ti.

Todos tenemos adentro una brújula que nos conduce adonde anhelamos. No olvides confiar en tu brújula, consúltala a menudo, porque el conocer su presencia te dará fortaleza para lo que la vida te depare. No permitas que te desvíen. Pídele la verdad a tu corazón, y te dará la respuesta y el discernimiento para tomar las decisiones que son para ti. Ama a todos, y no esperes agradecimientos. Haz  lo mejor que puedas. Vive cada día en su plenitud. Nadie puede leer el futuro.

Recuerda: para todas tus preguntas, allí en tu fuero interno, a la vera del camino, habrá respuestas más claras, soluciones aceptables. Hace falta paciencia, y confianza, para alcanzar la meta, solucionar problemas, y realizar sueños. Aunque por momentos parezca que ya no puedes seguir, conozco tu fortaleza, y sabrás sobrellevar todo lo que la vida te depare.

Cree en ti.

Película – LA TEORÍA DEL TODO

Hace poco he visto la película – LA TEORÍA DEL TODO –  Enlace>>
sobre la vida de Stephen William Hawking – (Oxford, Inglaterra, 8 de enero de 1942) es un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico. Sus trabajos más importantes hasta la fecha han consistido en aportar, junto con Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general, y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación, lo que se conoce hoy en día como radiación de Hawking (o a veces radiación Bekenstein-Hawking) – Según dice Wikipedia.


Me ha parecido bastante buena, sobre todo el papel del actor que hace de protagonista, una excelente interpretación con las dificultades que tiene.

Me imagino lo que cuenta la película es algo más dulce de lo que fue en la realidad pero la verdad que su primera mujer (Jane Wilde Hawking 1965–1991, divorciados), la madre de sus tres hijos (Robert 1967 – Lucy 1970 – Timothy 1979), es digna de admirar por la entrega total a su marido en su complicada enfermedad pero según relata ella en una novela, su vida fue demasiado dura.


Su segunda mujer Elaine Mason 1995–2006, divorciados) aparece al final casi de la película por lo cual poco se puede decir de ella, según he leído no debió de ser demasiado… con el:

Las películas biográficas casi siempre las dulcifican, sobre todo si sus personajes viven cuando se hace la cinta, por eso suele convenir leer las verdaderas biografías de los personajes. ENLACE:

En pocas palabras, BUENA PELÍCULA bajo mi punto de vista.

Acompañar

Así es la Vida

hablando_StockSnap_Pixabay

No es indispensable hablar, ni hacer algo especial.

Lo importante es comunicar al otro que uno está unido con la alegría, o la tristeza; que está viviendo el ser querido.

Lo que vale es respetar siempre el pedido, verbal o silencioso, latente o manifiesto de compañía o de soledad.

Acompañar es intuir la carencia del otro: es cuidar, proteger, sin molestar o dañar.

Es tarea de amigos, de amantes, de seres que se sostienen en la hermandad de los afectos. Es un servicio de lealtad

Es un punto de contacto, más cerca de los sentimientos invisibles que de la mera proximidad física, ostensible.

Se puede estar “cerca” de alguien. También es posible estar unidos por la distancia, pero próximos en el corazón.

A veces los sentimientos se filtran por las fronteras inventadas por los mismos protagonistas.

Acompañar no es pared sino puente, unión de almas.

Existen paredes de vidrio, no…

Ver la entrada original 117 palabras más

Carta de un padre

dia-dos-pais-peruíbe.jpg

Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor.

Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta.

Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furioso te levanté por el cabello y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato.

Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida. Te despediste de mí tímidamente y yo sólo te advertí que no te portaras mal.

Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín. Llevabas puestos tus pantalones nuevos y estabas sucio y mojado. Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa y los zapatos, que parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte.

Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mi te indiqué que caminaras erguido. Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa.

A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furioso porque no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grite que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto. Al poco rato mi ira comenzó a apagarse. Me di cuenta de que había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una caricia, pero no pude.
¿Cómo podía un padre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumiso y arrepentido?

Luego escuché unos golpecitos en la puerta. “Adelante” dije adivinando que eras tú. Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación. Te mire con seriedad y pregunté: ¿Te vas a dormir?, ¿vienes a despedirte?

No contestaste. Caminaste lentamente con tus pequeños pasitos y sin que me lo esperara, aceleraste tu andar para echarte en mis brazos cariñosamente. Te abracé y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito. Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suavemente en la mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba.
“Hasta mañana papito” dijiste. ¿Qué es lo que estaba haciendo? ¿Por qué me desesperaba tan fácilmente? Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta, a exigirte como si fueras igual a mí y ciertamente no eras igual.

Tu tenías unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y sobretodo, sabías demostrar amor. ¿Por qué me costaba tanto trabajo?, ¿Por qué tenía el hábito de estar siempre enojado? ¿Qué es lo que me estaba aburriendo? Yo también fui niño. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme?

Después de un rato entré a tu habitación y encendí una lámpara con cuidado. Dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé. Me incliné para rozar con mis labios tu mejilla, respiré tu aroma limpio y dulce. No pude contener el sollozo y cerré los ojos. Una de mis lágrimas cayó en tu piel. No te inmutaste. Me puse de rodillas y te pedí perdón en silencio. Te cubrí cuidadosamente con las cobijas y salí de la habitación.

Si Dios me escucha y te permite vivir muchos años, algún día sabrás que los padres no somos perfectos, pero sobre todo, ojalá te des cuenta de que, pese a todos mis errores, te amo más que a mi vida.

LA SINCERIDAD Y LA MENTIRA.

Siempre he procurado ser sincera pero sin pasarme, quiero decir, sin serlo en exceso si puedo hacer daño a alguna persona siéndolo.
Sobre todo no me ha gustado ir contando “milongas”, en una palabra MINTIÉNDOLE cuando esa persona ha hecho algo que la amistad hacia ella obliga a decirle lo que piensas, pero como digo arriba, suavemente sin serlo en exceso y dañarle.

Enlace interesante>> FUENTE:

Hay personas que creen que decir a la gente lo primero que se le viene a la cabeza es ser sincera, cuando dicen ES QUE YO SOY SINCER@, cuidado, porque estos son peligrosos dicen barbaridades sin importarles lo que pueda pasar, les da igual si molestan, hacen daño o montan una buena.


Se suele decir que los borrachos y los niños suelen decir la verdad, los niños en su inocencia (hablo cuando son todavía muy pequeños) porque ya a cierta edad que la inocencia casi la han perdido algunos hacen daño a propósito, pero las personas mayores debemos de controlar lo que decimos, a veces es cierto que conviene decir alguna mentira piadosa si se ve que la necesitan.

Luego existen los mentirosos patológicos, vamos que uno ya no sabe cuando dicen la verdad de tanto engañar a los demás, es muy triste llegar a que se dude de uno por sistema. ¿Qué necesidad hay de ser mentiroso?, nunca lo he entendido porque con los engaños no se llega a nada, solo disfrazamos a nuestra manera una realidad sin ningún motivo aparente.
Suelen decir que sus mentiras se las creen ellos mismos, quizás sea así, pero tampoco es manera de vivir montado en la mentira.

También se dice que las mentiras tienen las patitas muy cortas y eso me lo creo ya que más de uno ha quedado “pillado” en su mentira delante de los demás, QUÉ VERGÜENZA.
Pero cada uno es libre de sus actos y de sus engaños, el que vive feliz así creo que tiene un problema consigo mismo ya que como digo arriba, al final nadie les va a creer la mayoría de las cosas que cuenten.

Enlace interesante>>FUENTE: